Sugerencias, Ideas, Comentarios, Críticas...

Sugerencias, Ideas, Comentarios, Críticas...

Todo lo anterior y mucho más, podeis enviarlo a las siguientes cuentas de correo electrónico:

comite-bilbao@ibermatica.com
cmt.bilbao@gmail.com

En cualquiera de estas dos direcciones de email, atenderemos cualquiera de vuestras solicitudes.

Los creadores de este blog no se responsabilizan de los comentarios vertidos por los participantes en él, haciendo uso de su libertad de expresión.
No obstante, abogamos por mantener en todo momento el respeto y las formas, y rogamos que así lo hagan todos nuestros visitantes.

viernes, 31 de mayo de 2019

¿Tienes “preferentes”?, el variable por jornadas que “siempre” ibas a cobrar



La analogía entre las “preferentes” y el “variable por jornadas” viene porque ambos parten de lo que debía ser una relación de confianza. En el caso de las primeras, el personal del banco te contaba que era una inversión segura y que nunca perderías tus ahorros, y en el caso del segundo tu responsable aseguraba que lo ibas a cobrar íntegro ya que las condiciones eran muy asequibles.

El final de ambas historias es similar, el “confiado” acaba perdiendo dinero.

Dentro de nuestro comité siempre hemos tenido dudas de abordar el tema de la retribución variable, por ser un acuerdo particular entre el trabajador y la dirección fuera del convenio, y por lo tanto, de nuestro ámbito. Pero dado que según parece,  el número de profesionales con retribución variable este año ronda la mitad de la plantilla de ibermática (cantidad muy importante), y que las condiciones se van endureciendo cada vez más, hemos decidido tomar cartas en el asunto. Inicialmente consultaremos a los servicios jurídicos de los sindicatos si las condiciones pueden ser denunciables por abusivas y si tenemos opción para mejorarlas. Os iremos informando.

La retribución variable se implanta (aunque en otros mentideros digan lo contrario) para tapar la fuga de profesionales a otras empresas donde por hacer el mismo trabajo eran mejor retribuidos. Si bien es cierto que durante unos años cobrar el variable por jornadas no fue complicado, llegamos a 2013 y el cambio de condiciones es brutal. Cuando “la crisis entre por la puerta, el dinero sale por la ventana”, pero el tuyo. Recordemos el cambio de condiciones de aquel año:


Le comunico que su retribución variable sobre resultados establecida en 2.000,00€ brutos se liquidarán en función del cumplimiento de los objetivos que se detallan a continuación.




1) 2.000,00 € brutos:
En función del número de jornadas productivas registradas en SUPER. Computándose como jornadas productivas las facturables más las dedicadas a actividad comercial, soporte preventa y comité de empresa. La formación se considera jornada productiva si el profesional esta asignado a un proyecto facturable y no se considera jornada productiva si el profesional se encuentra en paro técnico.



Para el primer semestre la escala de referencia es la siguiente:



Nº jornadas

% incentivos


Si nº jornadas productivas >180
Si nº jornadas productivas >135 y <=180
Si nº jornadas productivas<=135
I=100
I=50
I=0



A partir del 1 de julio de 2013 la escala de jornadas productivas para establecer la retribución variable ligada a este objetivo será la siguiente:



Nº jornadas

% incentivos


Si nº jornadas productivas >215
Si nº jornadas productivas >190 y <=215
Si nº jornadas productivas<=190
I=100
I=((R-190)/25)*100
I=0




A partir de Mayo de 2019 la escala de jornadas productivas para establecer la retribución variable ligada a este objetivo será la siguiente:



Nº jornadas

% incentivos






Si nº jornadas productivas >=216
Si nº jornadas productivas >204 y <216
Si nº jornadas productivas <=204
I=100
I=Nueva inventada (*)
I=0












(*)
204 < R <= 205 I = ((R-203)/25)*100
205 < R <= 206 I = ((R-203)/25)*100
206 < R <= 207 I = ((R-203)/25)*100
207 < R <= 208 I = ((R-203)/20)*100
208 < R <= 209 I = ((R-203)/20)*100
209 < R <= 210 I = ((R-203)/15)*100
210 < R <= 211 I = ((R-203)/15)*100
211 < R <= 212 I = 60
212 < R <= 213 I = 70
213 < R <= 214 I = 80
214 < R <= 215,99 I = 90
 



Sin hacer un análisis detallado, para empezar a cobrar algo del variable en 2012 había que realizar al menos 135 jornadas, luego pasaron a ser 190 y ahora lo ponen en 205. Ya para cobrarlo íntegro se pasa de 180 jornadas productivas a 216, para lo que ya puedes ser un “superhéroe laboral”, no pillar una gripe, ni lesionarte ni siquiera yendo al trabajo y tener la suerte de que no enferme ni se muera nadie de tu entorno más cercano, además de estar asignado todo el año a un proyecto productivo. Si la empresa no llega al beneficio que ella decide unilateralmente, te va a quitar de tu parte como ya has podido comprobar este año.

Y ojo, que no hablamos de pérdidas, hablamos de un menor beneficio del “esperado”. Cuando nos entreguen las cuentas auditadas veremos porqué en 2018 aumentando la facturación disminuyó el BAI y se recortó el incentivo de los “supertrabajadores”.

Mención aparte merecen las personas que van cambiando de proyecto. En manos del gerente de turno está decidir cuándo asignarle a un proyecto productivo o sacarle del mismo, de modo que teniéndole unas semanas al año en paro técnico o en autoformación, suponga un suculento ahorro en su cuenta de resultados y por consiguiente el incentivo del trabajador pase a formar parte de los beneficios de la empresa o de la consecución de objetivos de dicho gerente.

Atención al siguiente párrafo: “La formación se considera jornada productiva si el profesional está asignado a un proyecto facturable y no se considera jornada productiva si el profesional se encuentra en paro técnico”. Queda claro el interés por parte de la empresa en temas de formación.

Para “retener el talento en la empresa” que parece ser una de las preocupaciones de la dirección, en muchos casos con cumplir con lo que se firma es suficiente (aplicable al reciente convenio), sin cambiar las reglas a mitad del partido como sucedió en 2013 o este mismo año con la retribución variable por jornadas.

Como recomendación final, si estáis en condiciones de renegociar vuestras condiciones laborales, nunca aceptéis retribución variable.